Para ayudarte a desestresarte oficialmente, aquí tienes algunas de las mejores maneras de luchar contra los nervios de las entrevistas y asegurarte de mantenerte seguro, tranquilo y sereno en el gran día….

Relajate, respira y tómate tu tiempo

Así que has llegado a una entrevista con muchos nervios; tus manos están sudorosas, las rodillas débiles, los brazos pesados -puede que también hayas estado escuchando música clásica en el camino, para decirlo simplemente, las entrevistas son un calvario de miedo.

Pero aunque la ansiedad es inevitable, se puede controlar con unas pocas palabras sencillas: Respira. Relájate. Y, repite.

Con esto en mente, presta atención a tu lenguaje corporal (asegurándote de que mantienes el contacto visual, te sientas erguido y te resistes a las ganas de moverte), disminuye la velocidad de tu voz y tómate el tiempo necesario para pensar en tus respuestas antes de decirlas. Hacer una pausa para pensar es siempre una buena idea.

También es importante centrarse en los aspectos positivos para ayudarte a relajarte. Has sido invitado a una entrevista por una razón. Obviamente has hecho algo bien, y la buena noticia es que ya les gustas, así que, dejando a un lado los momentos de entrevista incómodos, ¿qué podría salir mal?

Incluso si no te ofrecen el trabajo, hay muchas maneras de tomar el rechazo de la entrevista como una gran oportunidad para aprender y mejorar.

Encuentra las respuestas a tu entrevista

Muchas personas cometen el error de tratar de «improvisar» cuando se trata de entrevistas.

Sin embargo, incluso si sientes que el enfoque de ir sin preparación funciona mejor para ti, luchar por responder a una pregunta para la que no te has preparado no hará nada para tus niveles de estrés. Y lo que es más importante, no te dará el trabajo.

Por lo tanto, evita los silencios incómodos preparando las posibles respuestas con unos días de antelación. De esta manera, tendrás la mente despejada y te encontrarás sin estrés para almacenar todos tus nuevos conocimientos.

¿No está seguro de qué preguntas surgirán? No te asustes, podemos ayudarte con eso también.

Piensa en la entrevista como una conversación, no como un interrogatorio.

apreton de manos entrevista de trabajo

A menudo, las entrevistas se centran tanto en averiguar si eres un buen candidato para la empresa como en las habilidades y la experiencia. Y a pesar de todas las preguntas difíciles que puedan surgir en las entrevistas, nunca subestimes la importancia de la compatibilidad.

Con esto en mente, trata de actuar con naturalidad manteniendo un buen nivel de profesionalismo. Evita desviarte por una secuencia de respuestas memorizadas y en su defecto, intenta recordar al menos cinco habilidades o áreas de experiencia que te hacen ser un buen candidato para el papel, y entretejerlas en tus respuestas de forma natural.

Después de todo, se trata de una conversación interactiva, no de un interrogatorio. Además, nadie quiere entrevistar a un robot o enciclopedia.

Sin embargo, también existe un riesgo de ser demasiado natural. Una charla amistosa para conocerse está bien, pero probablemente no deberías compartir detalles íntimos sobre tu futuro ex-trabajo todavía.

Recuerda que tus entrevistadores son seres humanos

apretón de manos

Así que, lo más probable es que también estén nerviosos. Imaginarlos como verdaderas fuentes de perfección profesional es a menudo la raíz de un gran número de nerviosismo en las entrevistas, y puede evitarse.

Algunos datos que le tranquilizarán: son capaces de sentir emociones humanas y a menudo son comprensiblemente conscientes de que los entrevistados están un poco ansiosos durante el día. También entienden que la gente a veces comete errores, y no te juzgarán si te equivocas una o dos veces como resultado de los nervios.

Sin embargo, habrá un límite. En cualquier lugar  no te preocupes demasiado ….

No te pases con el consumo de cafeína.

exceso de cafeina

Beber aproximadamente 20 tazas de café justo antes de una entrevista puede parecer una gran idea en ese momento, pero una sobrecarga de cafeína a menudo tendrá el efecto contrario, y sólo terminará haciéndole temblar más que nunca.

Enfrentémoslo, lo último que quieres es estar frenéticamente inquieto frente a tus entrevistadores, mientras ellos suponen que simplemente no estás lo suficientemente interesado en el rol para concentrarte.

La cafeína también aumenta la frecuencia cardíaca y puede agravar el síndrome de las palmas de las manos sudorosas que mencionamos anteriormente, y definitivamente no es necesario que estas cosas se amplifiquen.

En lugar de eso, madruga antes del gran día y asegúrate de estar completamente descansado y energizado, sin depender demasiado de las bebidas para que te den un subidón de tono. Recuerda: las bebidas energéticas no son tus amigas.

Además, podrás pasar más tiempo en la cama, y eso es lo que realmente importa.

Conslusión

Lo principal que hay que recordar al mantener la calma durante una entrevista es: no te estreses por estar nervioso, o simplemente aumentará tu nivel de estrés.

Siempre y cuando hayas hecho los preparativos suficientes de antemano, y siguiendo estos sencillos consejos durante el día, no tenemos ninguna duda de que los temores irracionales de tu entrevista serán cosa del pasado.