Todo se hace a través de Internet estos días. Incluso entrevistas… La posibilidad de ser invitado a una entrevista de videoconferencia está en aumento, y esto puede hacer que te asustes de lo que desconoces o que sientas aliviado de no tener que salir de la comodidad de tu casa, o tal vez un poco de ambas cosas.

Una entrevista en video tendrá una gran cantidad de similitudes con una entrevista cara a cara, pero aquí hay algunos consejos específicos para ayudarte a prepararla:

1. Prepara el entorno

Asegúrate de elegir un lugar tranquilo para la entrevista y de ordenar el área para que se vea presentable. Siempre es bueno tener un espacio despejado y sin obstáculos que te permita concentrarte en la entrevista y te sirva para recordarte que estás en una situación formal.

Además, deshazte de todas las pertenencias potencialmente  vergonzosas u ofensivas  que estén por ahí. El entrevistador puede ver más de lo que piensas, y la más mínima distracción en el fondo que pensabas que no estaba a la vista podría revelar demasiado sobre tu vida personal, o hacer que te perjudique.

📌 Recuerda: Está bien que te guste Star Wars, pero no está bien que toda tu habitación esté decorada con recuerdos cuando estás en una videollamada profesional

2. Mira a la camara

Una entrevista en video debe seguir las mismas reglas y formato que una entrevista cara a cara, por lo que es una buena idea usar el mismo atuendo que usaría si fueras a ir al lugar de trabajo. Estar vestido profesionalmente también te pondrá en la posición correcta, y evitará que caigas en un estado demasiado cómodo: «Estoy en casa en la cama y con el pijamas puesto».

Ya que estarás sentado y es de esperar que sólo se te vea de la cintura para arriba, puede ser tentador usar ropa apropiada para la entrevista en la parte superior y algún tipo de pijama en la parte de abajo. Pero, por muy cómodo que suene, no te recomendamos que lo hagas.

¿Y si tienes que levantarte? ¿O el gato decide que ahora es el momento de saltar sobre la mesa y golpeando el foco de la cámara hacia abajo? Sí, sabes que podría pasar.

3. Evita posibles interrupciones

Llama a una canguro, apaga el teléfono, dile a tus amigos que estás fuera, y así sucesivamente. Las interrupciones incómodas que interfieren con el buen desarrollo de la entrevista son mejor evitarlas en la medida de lo posible. Quieres que un entrevistador vea que te tomas en serio tu papel, así que demuestra que estás preparado.

Apaga siempre el televisor, la música y cierra todos los programas de tu ordenador. Puede que necesites ponerte al día con tus series de Netflix, que a menudo usas como «ruido de fondo», pero ahora no es el momento.

Y finalmente, asegúrate de que las personas con las que vives estén al tanto. Lo último que quieres es que alguien grite tu nombre a gritos y te pregunte si prefieres cenar comida china o india. Es una decisión difícil, lo entendemos. Pero una que se discutirá después de la entrevista.

4. Mira a la cámara, no a la pantalla

El contacto visual es importante en cualquier tipo de entrevista, pero las videollamadas hacen que sea mucho más difícil de seguir, porque, ¿dónde miras?

Si miras directamente al entrevistador en la pantalla, puede parecer que estás dando buen contacto visual, pero todo lo que verán es que estás mirando hacia abajo. Concéntrate en mirar directamente a la cámara, al menos durante la mayor parte de la entrevista. Acuérdate sonreír.

5. Hacer uso de las notas, pero no confiar demasiado en ellas.

Mirar tus notas es aceptable en una entrevista de videoconferencia. Siempre y cuando lo hagas sutilmente, no hay razón por la que no puedas tener a mano algunos consejos. Utilízalas para ayudarte a responder cualquier pregunta difícil o recordar hechos específicos sobre el rol o la compañía.

Pero no los uses como guión, o probablemente sonarás como un robot monótono sin sentimientos naturales. Y no podrás mirar a la cámara al mismo tiempo.

📌 Recuerda: el lenguaje corporal sigue siendo importante aunque no estés físicamente en la misma habitación que tu entrevistador, el lenguaje corporal sigue siendo importante. Siéntate derecho, pon atención y mira con entusiasmo.

Hay que tener en cuenta las limitaciones de la calidad de sonido y el volumen en esta situación, quieres que el entrevistador te escuche con claridad. No te cubras la boca, mantente consciente de tus gestos cara a cara, y trata de mantener tus manos a raya en un lugar seguro.

Por supuesto, usa los movimientos de la mano para enfatizar un punto si te parece natural, pero no exageres. Tampoco deberías forzarlo sólo porque no sabes qué hacer con tus manos.

Consejo: Sostén un bolígrafo para ocupar tus manos si eso detiene el movimiento aleatorio de los brazos.

6, Práctica siempre

Tener una entrevista de prueba en video no sólo es importante para calibrar el mejor lenguaje corporal y practicar las respuestas, sino también para poner a prueba tu equipo. Porque afrontémoslo, la tecnología no siempre es la más confiable de las cosas, y nunca se sabe cuándo puede decidir funcionar mal.

Comprueba  el mejor ángulo de tu webcam, la mejor altura de tu silla y la velocidad de tu conexión . Porque nadie puede conseguir el aspecto borroso, constantemente congelado y pixelado sin parecer parte de un videojuego de los ochentas.